lunes, 25 de julio de 2011

RETROLECTURAS, UNA NOVEDAD Y UN HASTA LUEGO...


Estos son algunos de los libros que pretendo leer este verano. No os los toméis como una recomendación, vale. Esa no es mi intención. Pero como podéis comprobar hay de todo un poco.

Empezaré por El perfume. La primera vez que leí esta novela fue a principios de los 90. A día de hoy todavía no he conseguido olvidar el intenso olor a pescado que acompañó al protagonista en su nacimiento.

La guía de viaje es una necesidad. Volvería a Roma sin pensármelo dos veces. A pesar de la marea de gente que la inunda y el insoportable tráfico que la atormenta, me refugiaría en el Trestevere para disfrutar de todo tipo de antipasti y de helados, muchos helados.
Llevarse al arquitecto Renzo Piano en la maleta es una muy buena opción.

Consultar el manual Diseño del siglo XX me ayuda en mi trabajo así que debo ir poniéndome al día.

Compré Gramática de la fantasía del italiano Giani Rodari para aprender a contarles a mis hijos historias como se merecen, con honestidad y mucha imaginación. No os podéis imaginar -como buenos lectores que son- lo exigentes que se han vuelto.

¿Y qué deciros de Paul Auster y de Haruki Murakami aparte de que son dos de mis escritores favoritos?

Me encanta retomar viejas lecturas cuando llega el verano pero también sucumbir ante la tentación de comprar nuevos títulos. Al ver la recomendación de este libro en el suplemento de un periódico, fue tal la curiosidad que sentí que allá me fui a comprarlo. Los que me conocéis muy bien entendéis el porqué de este arrebato, verdad.

Se trata de lo último de Quinito López Mourelle.


Voy a tomarme un tiempo de descanso -que no de vacaciones. Desapareceré durante una temporada por lo que ésta será mi última publicación hasta mi regreso, probablemente en el mes de Octubre.
¡¡Desearos a todos un feliz verano y gracias, muchas gracias por estar ahí!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada